PREMIADOS DEL CONCURSO LITERARIO DEL SERVICIO DE INFORMACIÓN JUVENIL DE ARANDA DE DUERO

 

En este post os presentamos a los ganadores del concurso literario que tuvo lugar en el Centro Intergeneracional el 20/04/2016; jóvenes, que con su estilo, han demostrado mucha destreza y creatividad literaria. Muchas gracias por vuestra participación!!!

 

PRIMER PREMIO

 

PALABRAS DE CARNE Y HUESO

Yo no escribo letras para decirle al mundo que soy perfecto, pues ni lo soy, ni lo pretendo, sino que reflexiono en voz alta e intento hacer lo que digo. A veces no sale nada, otras veces lo consigo, otras me contradigo. Forma parte del viaje tropezar con las piedras del camino. Que busque no quiere decir que encuentre y que hable no quiere decir que halle, ya estuve en montañas, costas, mesetas y valles, y todo tiene detalles, matices, condicionantes. Pongo en duda que el mejor tiempo fuera el de antes. Pero siempre con el cuchillo en los dientes, así ni dios sonríe, a ver si puedes… la presión es constante. El arte está hecho para empuñarse y la escritura como bomba para secar las lagunas mentales y lo oasis. Créeme que no es nada fácil. A mí no me sale gratis; a otros igual sí. Mis ojeras representan la condena del MC. Hace frío en este infierno y no encuentro ropa de abrigo. Le daré fuego al cuaderno, me da igual si sobrevivo. Y aunque, ya sé que antes de hablar hay que equilibrar lo que se quiere con lo que se está dispuesta a dar, también que nunca se gana sin arriesgar… igual por eso cruzo los semáforos sin mirar… la muerte está detrás de cada esquina, y , quizás si te aproximas podrás amar la vida… maldigo mi filosofía auto-suicida. Tiene que haber alguna cosa bonita por la que la Tierra gira, y gira, y gira… y no se para. Me sangran los ojos de mirar y no ver nada, y siento tanto desamor que el corazón ya no me late… tanto cagarme en dios que he dejado en el cielo una plaza vacante… pero el cielo es azul, ¡y hace un frío que lo flipas! Comment allez vous? Sigo vivo de chiripa, pues tendría que cambiar mi punto de vista en la vida, es cierto, me estoy perdiendo cosas hermosísimas. Ya me lo dijo una amiga, ¿y yo qué quieren que les diga si la tristeza refleja la falta de autoestima? ¿La virtud no se alcanza en dos días? ¿La sabiduría y la paciencia refuerzan la valentía? Ye, ye, yeah! Sigo buscando la armonía entre cuidados y respeto, libertad y autonomía, sin perder de vista esa delgada línea en la que la radicalidad siempre se contextualiza. Hay que acabar con las ideas fijas, profundizar en algo más que la rabia y la ira. Bastaría con dejar la cabeza vacía y hacer del órgano de tu pecho tu amuleto y tu guía. Ajá, ja! Práctica versus teoría… eterno conflicto entre el equilibrio de físico y psíquico. En este circo de falsos amigos el único estado a mantener vivo es el estado anímico. Que aquí ni dos nace sabido y si la cago rectifíco, y lo mismo que hablo cierro el pico. No me acomodo en repetir siempre lo mismo y no desisto. En este baile de cobardes que me quiten lo aprendido y sigo por caminos rectos, o por torcidos, cagándome en los expertos y en los listillos. Y sí, fui yo, pues claro que cuesta pero lo afirmo: mi ego y mis miedos, mis peores enemigos. A veces tan ciegos que no vemos las opciones que tenemos y escogemos argumentos lejos de los sentimientos y eso, más que un avance, siempre es un retroceso, pues la razón y las palabras nunca son de carne y hueso.

Daniel Mateo Rodríguez.

SEGUNDO PREMIO

 

EN UN CASTILLO ABANDONADO

Donde hubo un castillo
Hoy sólo quedan ruinas
Tras las ruinas de lo que fue,
Tras las mil batallas que soportó
Se esconde un rosal de mil espinas
Tan puntiagudas y robustas
Como las almas que bajo ellas se enterraron
Donde hubo un castillo
Hoy sólo quedan recuerdos olvidados
Por sus escarpadas ruinas, las zarzas se abren paso
Por sus suelos agrietados, hay pétalos derramados
Por su ancha puerta, se oye un silbido casi apagado
Por donde sus ventanas antes asomaron, se dividan hojas de estaño
Donde hubo un castillo
Hoy sólo quedan tierras y huesos abandonados
Mil batallas en estas tierras se libraron
Mil gotas de sangre tiñeron sus rosas blancas
De horror y espanto
Donde hubo un castillo

YUUKINE

 

TERCER PREMIO

VUELVE

 No necesitaba hacer demasiados esfuerzos para ser un perro “fashion”, el chulo del barrio. Marcando estilo, marcando territorio y meando, esquina a esquina, todas las esquinas. Su nombre: Chusky; su apellido, Valentón. Pero valentón de pacotilla porque era enclenque y cogía por una escotilla pero le echaba huevos a cada asunto. Cualquier conflicto del barrio le hacía suyo, mejor dicho, él era el causante del conflicto. Cuando aún tenía el tamaño de una rata hacía desaparecer zapatillas y toallas. Después su tamaño sería el de un conejo, no más, y era capaz de competir con el can más imponente por cualquier perrita o el más duro hueso. Y hacía reír, y hacía gracia, y hacía (fabricaba) alegría. Bueno, algunas personas le tenían miedo pero es porque no se dejaban conocer.

 Incansable, guerrero, ladrador y nunca mordedor, paseaba su pelaje, a veces despeluchado, por todo el pueblo: carretera abajo, carretera arriba, plazas y praderas…Siempre en medio, siempre acompañando, siempre ladrando.

 Tanta osadía le costó la vida. Se la dejó entre los dientes de dos perros lobos energúmenos que le tenían ganas y envidia. “Vuelve”, grita mis ansias al recordarle. Nunca le podrá sustituir ningún otro perro.

RUBÉN SANZ RIBOTE

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s